Quién soy

Cocina, historias y familia.

Es lo que encuentras cuando entras a La Pecadería.

Además de comida rica para llevar y alegrarte el día o incluso hasta la semana, en nuestra cafetería puedes probar comida rica y sencilla. 

En nuestras manos, hay aroma a fruta fresca, platos caseros y olor a horno. 

En las paredes hay colgados cuadros y artesanía.

Y si te gustan tanto como a nosotros, hasta los puedes comprar.

Vista del mostrador de La Pecadería, decorado con flores y elementos de estilo vintage, como la preciosa báscula que pertenecía a la antigua pescadería que había en el local

La de la foto soy yo, Aurora.

Desde los 13 años, me ha llamado todo lo relacionado con la cocina.

Después de trabajar en caterings y restaurantes en Madrid, puse el foco en la formación profesional. 

He dado clases de cocina en institutos y centros privados. 

Y a día de hoy, en La Pecadería, aún sigo dando talleres para que aprendas técnicas básicas.

Detrás del horno, los ingredientes y las recetas, también hay amigos y familiares que me ayudaron a que La Pecadería fuera lo que ves ahora:

Un lugar donde compartir momentos y comer rico.

La dueña de la Pecadería tras el mostrador con la mítica báscula que pertenecía a la antigua pescadería que había en el local

La Pecadería era una antigua pescadería del barrio. 

La de Miguel de toda la vida. 

De hecho, hemos conservado los focos, las básculas y algún mueble original.

Y toda esta historia lo trasladamos a nuestra forma de cocinar y de ayudarte para que comas de forma rica, sana y honesta. 

Si te apetece que los demás vean todo tu arte, habla con nosotras y podrás exponer tus obras en las paredes del local. 

Primer plano de Aurora, la dueña de la Pecadería posando en su local